ZIMA VIAJES

GERMINANDO LA AVENTURA

 

Todo viaje representa una búsqueda constante. De ahí debe partir este blog y con esta premisa quiero dar a conocerlo. Tras más de cinco años viajando por el mundo, es momento de pararse a reflexionar y poder expresar las motivaciones y sensaciones que le llevan a uno a desear conocer cada rincón del planeta y disfrutar de cada experiencia nueva. Esa es la palabra que me define, un "buscador" y con ella quiero comenzar este blog y compartirlo con todos vosotros.

 

En todo viaje, como en cualquier ecuación, siempre hay una variable no controlada, la incógnita, imposible de averiguar y capaz de sorprender y alterar el resultado. Ese factor sorpresa que lo cambia todo, en mi caso, ha sido la naturaleza y todo lo que la rodea.

 

Cuando hace más de cinco años, mi mujer y yo planificamos nuestro viaje a la recóndita y salvaje isla de St.Lucia en el Caribe, con la imponente imagen de las montañas pitones contempladas desde la bahía de Anse Chastanet, nada podía hacerme imaginar que ese viaje iba a dejarme huella por algo que inicialmente no contemplaba, la fuerza de la naturaleza en su estado más salvaje y puro.

 

 

 

Así, cuando un día paseando tranquilamente por la bahía de Anse Cochon me crucé con un pescador, éste amablemente se ofreció para prestarme un tubo de snorkel y unas gafas. Sin dudarlo un instante, acepté su invitación y fue cuando descubrí "el otro paraíso", aquel que no suele salir en las guías y sólo en raras ocasiones es mencionado. La sensación de paz y serenidad de nadar entre peces tropicales y formaciones coralinas mientras escuchas y sientes cada latido de tu corazón, de encontrarse uno mismo y sentir la llamada de la naturaleza. Ese es el comienzo de Zima y de todo lo que iba a venir después.

 

 

Desde entonces, la búsqueda por descubrir ese "pedacito de paraiso" ha marcado todos nuestros viajes posteriores. La fuerza de la naturaleza y todo lo que la rodea, el encuentro directo con los animales en su hábitat más salvaje, es algo que no se puede predecir con exactitud pero que deja huella de una forma imborrable y que tal vez sólo puede ser narrado y contado con un simple pero cargado de emociones y sentimientos "Y yo estaba allí..."

 

...para contemplar la majestuosa ballena y su cría aproximarse a nuestro bote a escasos metros mientras surcaban las agitadas aguas de la bahía de Morro de Sao Paulo en Brasil.

 

...para nadar con una tortuga durante cinco maravillosos y eternos minutos en el islote de St. Pierre muy cercano a las islas de Cousin y Curiese en el archipiélago de Seychelles.

 

...para fotografiar a un desafiante Lion Fish nadar entre corales antes de que cayeran los últimos rayos del sol y se volviera todo penumbra en las costas cálidas de Sharm el Sheikh en Egipto.

 

...para escuchar el aterrador rugido de una leona en la reserva de Amakhala en Sudáfrica a escasos metros de nuestro land rover mientras el fiero león abría sus fauces y comenzaba a caminar hacia nuestro vehículo.

 

Es así de simple, la naturaleza en su estado más salvaje e impredecible, lo que me motiva a buscar y a desear emprender nuevos viajes y desafíos, nuevos retos que me acerquen a ella y me permitan enriquecerme y disfrutar como hasta ahora.

 

Como todo buen libro, creo que el prólogo debe ser escrito al final, cuando se ha contado y se conoce toda la historia, de ahí que hago estas reflexiones tras cinco años viajando por el mundo y con el deseo intacto de seguir haciéndolo durante toda mi vida.

 

Un saludo a todos los viajeros y que comience la aventura !!!

 

Comentarios

Pues el primer comentario será el mio. Comienzo la apasionante aventura de viajar contigo compartiendo tus recuerdos, tus anécdotas, tus fotografías. Saludos desde Cali, Colombia

Añadir un Comentario: